No sabría decirle si este modesto sátiro caminante fue una excusa para hacer un videito de la fabricación de las figuritas de Alimañas en el que incluirlo o si, por el contrario, la edición del video fue la excusa para despuntar este viejo vicio mío de la animación a pequeña escala. Lo cierto es que me divierto mucho excusándome de estos modos.

El breve, rítmico, nocturno y estrambótico video en el que esta alimaña es apenas un detalle puede verlo completo en el sitio de Minusculario