Dibujos viejísimos que, vaya uno a saber por qué, se resisten a ser borrados.