Ilustración de una bestia fantástica mitad calamar y mitad mosca. Dibujo a pluma, tinta y acuarela en el bestiario de Lisandro Demarchi

Mucho se ha escrito sobre los animales que lograron adaptarse del medio acuático al terrestre, pero poco o nada se ha dicho acerca de aquellos otros, mucho más ambiciosos, que intentaron migrar sin escalas del agua al aire. Su valiente empresa, además de la extinción, les ha costado la reprobación y el silencio de la comunidad científica que, como sabemos, perteneció siempre al primer grupo.